Ser-boleta

 
A la luz de la paradoja enunciada arriba, la pregunta es: ¿cómo es posible ser boleta en la Era Neobarroca actual, en que todo ya es boleta?  En la Era Neoboleta, la búsqueda de los orígenes superiores y espirituales de las sociedades ha sido reemplazada por el diseño de la originalidad -una
copia original dirían los piratas musicales y de películas. El Alto Modernismo -por ejemplo
en Adolf Loos o el grupo Stijl- trató de encontrar una esencia visual que mostrara la
nobleza humana, más allá de los contextos y culturas. Para llegar a esa esencia, había que
despojar a las artes y personas de cualquier rasgo ornamental, limpiar las formas hasta
dejarlas puras, con lo que podríamos inferir que lo boleta es un rasgo excremental y todo
expresionismo -con sus excesos de materia flotante- una cloaca antihumanista; y si los 7
colombianismos incluyen todo tipo de vocabularios, también sería un delito, una
degeneración (de hecho, “Arte degenerado” llamaron los Nazis al expresionismo).
Siguiendo con nuestro cuestionamiento y precisándolo de otra manera, ¿cómo es posible
producir arte-boleta en la época en que la nobleza no es un ente exterior al Ser sino que
puede construirse personalmente, al punto en que ocho billones de personas creen ser
“originales”? 


FERNANDO UHÍA

Ser-boleta, texto completo de Fernando Uhía sobre la exposición

© 2023 by Odam Lviran. Proudly created with Wix.com.

  • facebook-square
  • Flickr Black Square
  • Twitter Square
  • Pinterest Black Square