Ser-boleta

En la presentación on-line del Diccionario de colombianismos, DICOL, del Instituto Caro
y Cuervo (Bogotá, 2018), una magnífica investigación de 6.000 entradas y 8.000 1
definiciones, el anónimo articulista alude a un diccionario anterior y a su autor, el Nuevo
diccionario de Colombianismos (1993, misma entidad) del prestigiosos dialectólogo José
Joaquín Montes (1926-2014) -profesor por muchos años de la cátedra de Historia del
español de la Universidad Pedagógica Nacional, redactor y editor del monumental -seis
tomo- Atlas Lingüístico-etnográfico de Colombia (Caro y Cuervo, 1982-83) y persona de
“fino sentido del humor y un gran repertorio de chistes, chascarrillos, coplas, refranes y
sentencias” . El DICOL es una continuación del Nuevo diccionario de Montes, aunque en 2
realidad todo diccionario de colombianismos, ya sea formal o informal, es una
continuación del Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana,
comenzado en Bogotá por Rufino José Cuervo en 1872 y completado en Bogotá en 1994
(Caro y Cuervo). Sin embargo, el DICOL reclama que “el concepto
de colombianismo que se maneja en el Dicol es diferencial; es decir, el término debe
usarse en cualquier región de Colombia, pero no en el español peninsular. Es también un
diccionario del español actual [sic!] y descriptivo, ya que incluye todo tipo de vocabulario
(informal, jergal, vulgar, despectivo, delincuencial, etc.)” . Por eso no es de extrañar que el 3
propio Montes -quien para su Atlas realizó 1.239 preguntas sobre 17 temas, a 2.234
personas mayores de 40 años, en 264 poblaciones de los departamentos del Chocó, Valle,
Nariño, Putumayo, Caldas, Caquetá, Sucre, Atlántico, Bolívar, Santander, Cundinamarca,
Meta, Norte de Santander, Arauca y Amazonas - afirmara que existe un “acusado carácter 4
regional de Colombia, en donde son claras e inequívocas las identidades regionales [...] y
vaga y casi inexistente e inasible la identidad nacional colombiana” ; es decir, que lo 5
colombiano y los colombianismos son nociones gaseosas y eternamente cambiantes, pero
que son parte fundamental de la lengua castellana, una deliciosa paradoja.
Dentro de esta “ilógica”, el significado de boleta, en diccionarios formales e informales de
colombianismos, tiene un rasgo permanente y otros temporales. El rasgo permanente es la
ostentación ridícula en objetos o en personas, y los intercambiables son lo excesivamente

llamativo, de mal gusto, y lo barroco. A la luz de la paradoja enunciada arriba, la pregunta
es: ¿cómo es posible ser boleta en la Era Neobarroca actual, en que todo ya es boleta? 6
Lo Neobarroco es una estética nombrada por Omar Calabrese y se caracteriza por la
atomización de la boleta, por el exceso de diseño, ornamentación y, últimamente,
mediación digital. En la Era Neoboleta, la búsqueda de los orígenes superiores y
espirituales de las sociedades ha sido reemplazada por el diseño de la originalidad -una
copia original dirían los piratas musicales y de películas. El Alto Modernismo -por ejemplo
en Adolf Loos o el grupo Stijl- trató de encontrar una esencia visual que mostrara la
nobleza humana, más allá de los contextos y culturas. Para llegar a esa esencia, había que
despojar a las artes y personas de cualquier rasgo ornamental, limpiar las formas hasta
dejarlas puras, con lo que podríamos inferir que lo boleta es un rasgo excremental y todo
expresionismo -con sus excesos de materia flotante- una cloaca antihumanista; y si los 7
colombianismos incluyen todo tipo de vocabularios, también sería un delito, una
degeneración (de hecho, “Arte degenerado” llamaron los Nazis al expresionismo).
Siguiendo con nuestro cuestionamiento y precisándolo de otra manera, ¿cómo es posible
producir arte-boleta en la época en que la nobleza no es un ente exterior al Ser sino que
puede construirse personalmente, al punto en que ocho billones de personas creen ser
“originales”? Hal Foster lo enuncia como la posibilidad de diseñar lo que antes era natural,
desde los jeans hasta los gen[e]s. Pero ahí está la clave de posibles respuestas: aunque 8
cualquier persona cree que puede diseñar lo que antes era natural (los programas
televisivos tipo reality diseñan dones y talentos, por ejemplo), su búsqueda todavía es la
búsqueda de algo esencial y metafísico. Es posible que la Era Neoboleta llegue al punto en
que esta creencia naive en lo metafísico, esto último mediado por lo extremadamente
materialista, desaparezca, pero mientras tanto, lo boleta desde la herencia modernista
sería lo exagerado que es simultánea y voluntariamente castrado de esencialidad, que
incluye lo estrafalario, lobo y Kitsch, y que hoy en día son todavía operativas. Sin embargo,
en la Era Neoboleta actual y en esta exposición Pintura Boleta, lo boleta sería lo
contrario: lo sencillo pero excremental -en sus variantes anoréxicas y bulímicas-, aunque
también lo decididamente abierto o falto de misterio (como los casos de corrupción que
se quedan sin castigo siendo las pruebas altamente visibles a los ojos de todos, ¡que
boleta!); lo que admite sinceramente la inmanencia total hacia dónde va la Era Neoboleta,
matando este tipo de obras cualquier metafísica o asociación del objeto artístico con lo
VIP. En fin, obras sin ninguna pretensión, arte boleta, ni siquiera la de ser arte pero que lo
son solo por tener cara de arte y usar una estrategia tradicional como la pintura.


FERNANDO UHÍA

1https://www.caroycuervo.gov.co/Noticias/venga-parele-bolas-el-diccionario-de-colombianismos-ya-esta-listo/2 Espejo Olaya, María Bernarda. “José Joaquín Montes Giraldo. Semblanza de uno de los más ilustresinvestigadores de la lingüística colombiana”. Revista Lingüística y literatura, # 9, 2016. Universidad deAntioquia.https://www.redalyc.org/jatsRepo/4765/476556824003/html/index.html3Ibid. Nota 1.4 https://es.wikipedia.org/wiki/Atlas_ling%C3%BC%C3%ADstico_y_etnogr%C3%A1fico_de_Colombia5Ibid. Nota 1.

6 Calabrese, Omar. La era Neobarroca. Madrid: Cátedra, 1989 (original de 1987).
7 Varios autores. Arte desde 1900. Madrid: Akal, pág. 56.
8 Foster, Hal. “The ABCs of contemporary design”. October # 100, otoño de 2002. Págs. 191-99.

© 2023 by Odam Lviran. Proudly created with Wix.com.

  • facebook-square
  • Flickr Black Square
  • Twitter Square
  • Pinterest Black Square