Querido lector, querida lectora:
La expedición Ykw-0001 termina, viene a parar al Instituto Arte y Maravillas, y empieza en este mismo instante. 
Tal vez todavía oiga (en su cabeza) una voz que le dice: “cuento con usted, cuento con usted, no me decepcione”. ¿De dónde viene esa voz? Quizás de la galaxia 888. O quizás de la galaxia Ares XG 711. Quizás oiga un ruido blanco y se de cuenta de que está contemplando la nebulosa J 0472976 que tomó el nombre Ruido Blanco cuando lo que se veía se fundía con lo que el expedicionario oía (en su cabeza).
¿Es un sueño? Es real. Aquí es el único espacio y ahora es el único momento en que podrá ser testigo de explosiones estelares, de atracciones estelares, de acumulaciones estelares.
Lejos será lo más cerca. Lo micro se le confundirá con lo macro. Mire por el microscopio y verá una constelación a años luz de distancia o tal vez vea un planeta a apenas miles de kilómetros. Lo que crea que es fijo será solo una creencia porque aquí todo describe lo vagabundo y lo errante. Incluso usted está orbitando. ¿Se ha dado cuenta de que gira bajo la influencia de una fuerza central? Esa es una fuerza gravitatoria.
Mil y uno son los riesgos del trayecto. Cualquier destello de luz podrá terminar diluyéndose en el medio interestelar.
¿Alguna vez se ha sentido como un residuo matérico en expansión? Acérquese. A simple vista podrá ver desprendimientos que presagian la dispersión final. Se preguntará si estaba destinado a ser absorbido por partículas atmosféricas. El desvanecimiento podrá durar unos pocos minutos, pero una fuerza que lo elonga actuará haciéndolo perder la noción del tiempo.
Lo único que recordará serán los infinitesimales detalles. ¿Cree haber visto una roca? Era solo polvo cósmico. 
Será inevitable que se detenga a examinar la relación entre cada semirrecta, cada semiplano, entre la amplitud y los bordes. Se preguntará si lo que ve es real. Cada tanto, una corriente perpendicular se reanudará para recordarle que cada forma del mundo es provisional. ¿Somos cuerpos celestes? Si aquí nos conducimos como tales, si aquí es el único momento y ahora el único espacio, no podrá más que responderle a esa voz (que todavía oye en su cabeza): “cuente conmigo, entreguémonos a este sueño”.

Btrz7 Egn7 Dz4

© 2023 by Odam Lviran. Proudly created with Wix.com.

  • facebook-square
  • Flickr Black Square
  • Twitter Square
  • Pinterest Black Square